Nuestra amiga Angelita, artesana de la palma blanca.

Pintura homenaje a la familia Vicente, artesanos de la palma blanca generación tras generación.

Cuando empezamos a ver transitar palmas blancas y se escucha el retumbar de los tambores durante la noche, es porque se acerca la Semana Santa. A estas alturas del año, muchos costaleros y costaleras llevan varias horas de ensayos y empiezan a aflorar ciertas dolencias que deben ser tratadas antes de que se compliquen.

En Clínica del Peu i+ acostumbramos a recibir pacientes después de Semana Santa que solicitan nuestros servicios para tratar patologías que han aparecido después de participar activamente como costaleros. Dolores de espalda, sobrecargas en el cuello, rozaduras y dolor en la planta del pie, entre otros, suelen ser las lesiones más comunes y pueden evitarse si se previene su aparición.

Si eres costalero, mantilla, cofrade, participas o acompañas a un familiar durante el trayecto de una procesión, analiza si alguna parte de tu cuerpo trata de decirte que hay una lesión. Una simple molestia en la zona lumbar o una uña del pie dolorida tras un ensayo, te pueden jugar una mala pasada si no actúas a tiempo. En el caso de la Fisioterapia, puedes acudir a consulta el mismo día del acto al que vayas a acudir y te derivaremos a un profesional colaborador, en cuanto a la Podología te recomendamos que acudas una semana antes.

Como siempre, en Clínica del Peu i+ trabajamos por tu salud y bienestar.


Foto www.publico.esY llegaron los días de largos paseos, escaparates, plantones y muchas horas de pie, motivos por los que aumentan las consultas al podólogo. En estas fechas, los y las pacientes se quejan de dolor agudo en los pies y en la mayoría de los casos, lo relacionamos con el  uso de un calzado inadecuado.

Bien es sabido por nuestros pacientes habituales, que en Clínica del Peu i+ no prohibimos el uso de calzado de tacón en las mujeres o calzado de suela de cuero en los hombres. Sí recomendamos un uso moderado, pudiendo evitar la inflamación articular, problemas circulatorios por punteras estrechas, dificultad al caminar, alteraciones de la posición del pie y la aparición de problemas funcionales.

A continuación os proponemos una serie de consejos en cuanto al uso de calzado durante las Navidades:

  • Usa calzado cómodo, amplio, estable, con suela amortiguadora y con menos de 3 cm. de tacón para los días de compras y paseos largos.
  • No estrenes calzado para ocasiones especiales. Úsalo previamente en casa durante cortos períodos de tiempo para adaptarlo al tamaño de tu pie (por ejemplo, mientras organizas una habitación o barres la cocina).
  • Ten mucho cuidado con los remedios de última hora (pomadas milagrosas, callicidas, pedicuras,…), pueden amargarte las fiestas por el riesgo severo de lesionar la piel.
  • Hidrata la piel con una crema específica para pies antes de calzarte.
  • En días como Navidad y Nochevieja puedes permitirte un exceso con el calzado de tacón o suela dura, recuerda que los problemas aparecen si los usas a diario.
  • No olvides llevar un par de zapatos de recambio.
  • Cuando vuelvas a casa, sumerge los pies en agua fría, aplica una crema refrescante y elévalos durante unos minutos.
  • Y si tienes alguna duda, acude al podólogo. Te aconsejaremos tanto en si necesitas un tratamiento como una adaptación en tu zapato nuevo.

Si sigues estos consejos, esta Navidad caminarás, bailarás, comprarás y disfrutarás sin dolor de pies. Nuestro deseo es vuestra salud. Feliz Navidad!

 


2013-12-09 19.20.29Después de un fin de semana largo, previo a las celebraciones navideñas, más de uno habrá llegado a la conclusión de que en los próximos días nos vamos a pasar con la comida. Y no solo va a ser Nochebuena, Navidad y Roscón de Reyes, además hay que añadir las cenas de empresa, de amigos visibles e invisibles, de vecinos, de conocidos,….y un sinfín de excusas para sentarnos a una buena mesa repleta de ricos manjares. Pero, si queremos que la Navidad no pase factura, todavía estamos a tiempo.

En primer lugar debemos limpiar nuestro cuerpo, depurándolo al máximo antes de “intoxicarlo”. Comiendo ciertos alimentos, pondremos a punto el organismo para eliminar sustancias de desecho. Ingerir alimentos amargos como alcachofas, cardos o espinacas, ayudan a limpiar el hígado. El apio, cebolla y piña son los denominados alimentos diuréticos, que favorecen la función del riñón. Y para ayudar al buen funcionamiento del intestino, os recomendamos algo menos habitual pero muy efectivo, como es la ingesta de preparados a base de aloe vera.

Además de la depuración, hay que cargar las pilas, ya que vienen días de cambios horarios, centros comerciales abarrotados, trasnochar y pasar frío. Y, ¿de dónde sacamos energía y defensas?. La energía en forma de vitaminas de los cítricos, granadas, verduras frescas y nueces. Y para aumentar las defensas: col, coliflor y orégano.

Siguiendo estos consejos, os aseguramos una Navidad muy sana. Pero recordad, que el 7 de Enero hay que devolver el organismo a la normalidad, volviendo a depurarlo y cargarlo de energía. Felices Fiestas y Felices Mesas.

 

 


Durante el mes de Mayo, son muchos los eventos que acontecen en todo el mundo: el día de la Madre, el día Internacional de los Trabajadores, el Día Mundial de la Libertad de Prensa y los domingos de comuniones. Padres, madres, niños y familiares se preparan para el gran día en el que se espera que no falte ni el más mínimo detalle. Aunque a veces, no ocurre así.

Es muy común que las mamás acudan a consulta podológica para una puesta a punto de sus pies, con el fin de poder calzarse unos buenos tacones. Lo curioso es que no se prepara al verdadero/a protagonista para el estreno de sus zapatos de comunión.

Por lo que hemos observado en los escaparates a lo largo de los últimos meses, el calzado de comunión cumple con los requisitos de un buen zapato: piel de calidad, sujección adecuada y horma recta. El problema surge cuando el niño se calza el zapato el día de su comunión y aparecen las inesperadas rozaduras y ampollas que le “amargan” un tanto la celebración. ¿Podríamos haberlo evitado?, por supuesto. Es tan simple como seguir unos sencillos consejos con el fin de acomodar el zapato al pie y no al contrario, como ocurre habitualmente.

Lo más importante es no estrenar el zapato el mismo día, siempre recomendamos utilizarlos en casa durante cortos períodos de tiempo previos a la celebración. Además, es aconsejable utilizar el mismo tipo de calcetín o media para que el pie manifieste cualquier incomodidad lo antes posible. Si a ello le añadimos un correcto corte de las uñas y la aplicación de una crema hidratante o anti-rozaduras, evitaremos pasar un mal rato.

Aun así, si en los días previos a la celebración, observamos que la adaptación del zapato al pie del niño no es satisfactoria, es recomendable el consejo podológico. El podólogo valorará el calzado y el pie en conjunto y pautará las modificaciones convenientes para adaptar el zapato.

 Cristina Martínez Boix. Podóloga.


José María Moreno García. Autor.La Semana Santa ya está aquí y con ella, los últimos preparativos para los miles de costaleros y costaleras que participan en ella. Son muchas las motivaciones que hacen al costalero superar las dificultades físicas que supone participar en los cortejos procesionales. Sin embargo, no debemos olvidar las posibles consecuencias de un esfuerzo inadecuado.

Cabe destacar que la mayoría de las consultas derivadas de la tarea de costalero se deben a lesiones provocadas por falta de entrenamiento, dolor articular en espalda, tobillos y rodillas, deshidratación, quemaduras por fricción e incluso problemas respiratorios, entre otros.

Con el fin de que la ilusión y motivación del costaleros se vean recompensadas, es imprescindible seguir una serie de consejos para evitar esfuerzos innecesarios que puedan derivar en lesiones permanentes. Es importante prestar atención a la ejecución de posturas correctas para mejorar la distribución del peso y evitar sobrecargas, realizar estiramientos previos y posteriores, pisar con toda la planta del pie, hidratarse constantemente bebiendo pequeños sorbos de agua y respirar adecuadamente.

Recordad que la prevención y el consejo profesional ayudarán a evitar dolencias y lesiones futuras.

 Cristina Martínez Boix. Podóloga.