Verruga plantar.En esta época del año son habituales las visitas de adolescentes a la consulta del podólogo porque presentan una lesión en la planta del pie denominada verruga plantar. Dicha lesión, suele ser molesta, circular y localizada en zonas de apoyo. Habitualmente los padres piensan que se debe a un cuerpo extraño o una rozadura pero, en la mayoría de los casos, se debe a una infección vírica. Dicha infección suele ocurrir en zonas húmedas con tránsito habitual de personas que deambulan descalzas (piscinas, colchonetas, tatamis, duchas…).

Ante la duda, la recomendación es acudir al podólogo, el cual solicitará al paciente una serie de datos que ayudarán al correcto diagnóstico. Datos como prácticas deportivas habituales, hábitos de alimentación e higiene a nivel general, enfermedades recientes (catarro, gripe, gastroenteritis,…), ayudarán a establecer la pauta de tratamiento adecuada para cada paciente.

20171116_205324

Una vez establecido el diagnóstico, el podólogo procederá a tratar la verruga plantar, siempre ajustándose a la lesión y al estilo de vida del propio paciente. Es por ello que, en muchas ocasiones, no se aplica tratamiento solo a nivel del pie, sino que se adoptarán una serie de pautas como tratamiento por vía oral para mejorar el estado del sistema inmune del propio paciente o medidas higiénicas y cambios en la dieta. En función de la evolución y ante el posible retraso en la curación de la verruga plantar, se aplicarán cambios a lo largo del tratamiento.

Una vez resuelta la infección, se informará al paciente de las medidas preventivas que debe adoptar para evitar infecciones en un futuro. Entre dichas medidas, cabe destacar el uso de chanclas en piscinas, duchas,…, secar el pie de forma minuciosa, ingerir una dieta variada para mantener el sistema inmunológico alerta y ante cualquier sospecha de lesión, acudir al podólogo.

 


2013-12-09 19.20.29Después de un fin de semana largo, previo a las celebraciones navideñas, más de uno habrá llegado a la conclusión de que en los próximos días nos vamos a pasar con la comida. Y no solo va a ser Nochebuena, Navidad y Roscón de Reyes, además hay que añadir las cenas de empresa, de amigos visibles e invisibles, de vecinos, de conocidos,….y un sinfín de excusas para sentarnos a una buena mesa repleta de ricos manjares. Pero, si queremos que la Navidad no pase factura, todavía estamos a tiempo.

En primer lugar debemos limpiar nuestro cuerpo, depurándolo al máximo antes de “intoxicarlo”. Comiendo ciertos alimentos, pondremos a punto el organismo para eliminar sustancias de desecho. Ingerir alimentos amargos como alcachofas, cardos o espinacas, ayudan a limpiar el hígado. El apio, cebolla y piña son los denominados alimentos diuréticos, que favorecen la función del riñón. Y para ayudar al buen funcionamiento del intestino, os recomendamos algo menos habitual pero muy efectivo, como es la ingesta de preparados a base de aloe vera.

Además de la depuración, hay que cargar las pilas, ya que vienen días de cambios horarios, centros comerciales abarrotados, trasnochar y pasar frío. Y, ¿de dónde sacamos energía y defensas?. La energía en forma de vitaminas de los cítricos, granadas, verduras frescas y nueces. Y para aumentar las defensas: col, coliflor y orégano.

Siguiendo estos consejos, os aseguramos una Navidad muy sana. Pero recordad, que el 7 de Enero hay que devolver el organismo a la normalidad, volviendo a depurarlo y cargarlo de energía. Felices Fiestas y Felices Mesas.

 

 


Uva¿Dispuestos a volver al trabajo, las obligaciones y la temida rutina? Seguro que sí, pero podemos ayudarnos de ciertos trucos que ayudarán a llevarlo mejor. Por ejemplo, comiendo uva. Por temporada, por su relación calidad-precio y porque está de moda. Estamos en plena vendimia y hay que aprovechar.

La uva es un fruto muy rico en antioxidantes, que son moléculas capaces de retardar o prevenir la oxidación de las células, o lo que es lo mismo, prevenir el envejecimiento prematuro. Destacar la importancia de los antioxidantes, ya que se emplean en farmacia para el tratamiento de enfermedades cerebrovasculares y neurodegenerativas, entre otros. Además, es muy importante su ingesta en deportistas, ya que durante el ejercicio se producen sustancias oxidantes que favorecen la fatiga muscular durante y después de la actividad física intensa.

Entre los beneficios que reporta la uva como fruto,  presenta otras ventajas tras la fermentación durante la elaboración del vino. Produce los llamados taninos, que son moléculas que ayudan a reducir los niveles de colesterol en sangre, siempre y cuando el consumos de vino sea moderado.

En resumen, si hemos disfrutado del verano como se merece y queremos recuperar nuestro cuerpo, debemos incluir la uva en nuestra dieta. Y no olvidéis que ayuda a envejecer de forma saludable.